Casi en plena subida a la Covatilla, contacta con nosotros Pablo, un seguidor de nuestra página para invitarnos a visitar Carbajosa de la Sagrada. Su mujer Olga, junto con Pilar, ambas del ayuntamiento de Carbajosa, nos ofrecen visitarles y un sitio donde dormir. Por supuesto, encantados y felices aceptamos la invitación.
Al despertar, nos preparamos y bajo una cortina de agua emprendemos camino a Carbajosa.
Nada más llegar, tuvimos la ocasión de descubrir la “Ciudad de los niños” que nos permitió charlar con alumnos de un cole de Carbajosa llenos de energía y de preguntas. Nos enseñaron que en equipo todo es mejor con su lema, ¡juntos todo se puede!
Siguiendo las pisadas azules del suelo (forman parte de una iniciativa del pueblo para que los niños caminen que nos pareció genial) llegamos al ayuntamiento donde nos esperaba el alcalde, Pedro Samuel Martín así como Olga, Pilar, Jose y otros miembros del gobierno de Carbajosa. Fue maravilloso poder compartir nuestro proyecto con ellos y con el gabinete de prensa del ayuntamiento que también nos esperaba.

El día, y las sorpresas, aunque parezca mentira, no habían hecho más que empezar. Las chicas de Pura Vida y del centro de estética Marta nos regalaron unos masajes con los que renovamos energías después de las subidas y el frío. Tuvimos la suerte de disfrutar de una maravillosa comida el restaurante Zurguén II. Si la comida era buena, mejor era su personal que nos acogió con los brazos abiertos y nos hizo sentir como en casa. Conocimos a Pablo que nos regaló un ratito de charla y su mirada llena de curiosidad que nos llevamos con nosotros. Ya por la tarde, y gracias a Pedro, disfrutamos de un rato de charla con los chicos de Cibercarba que nos entrevistaron para su programa de radio. Los chicos de Carbajosa ejercen de reporteros en esta iniciativa que nos enamoró.
Entre amigos, experiencias y charlas, el día llegó a su fin y nos acostamos felices y agradecidos. Pero aún nos esperaba una sorpresa más: A nuestra salida nos esperaban los chicos de la Escuela de Ciclismo Salmantina para arroparnos hasta la salida del pueblo.
Además hemos ampliado el equipo con los pulmoncitos de peluche de Hugo y Emma. Los hemos adoptado estos meses para que vivan aventuras, pero prometemos traerlos de regreso a casa ¡Gracias a los dos por compartirlos con nosotros!
Nos marchamos de Carbajosa, un pueblo con mucha vida. Vida que contagian a todo aquel que les visita.

Comentarios